Hacienda Las Monjas

La Hacienda Las Monjas se encuentra situada a tan solo 47 Kilómetros de la ciudad de Córdoba, en el término municipal de la villa de Montoro, en un entorno de gran valor paisajistico, lleno de olivos centenarios y modernos, que cautiva y sorprende al visitante por su belleza. Desde sus balcones divisamos el parque natural de Cardeña - Montoro, en plena sierra morena, a tan solo 10 minutos en coche, santuario de la más variada y rica flora y fauna mediterranea. En ella se encuentra la población más estable de Lince ibérico, que convive con Aguilas reales, ciervos, gamos, jabalís, perdices, etc... La Finca cuenta con 76 hectáreas de Olivar, donde se cuidan con esmero los frutos del olivo, las aceitunas, que se convertirán en su momento de madurez, en exquisito aceite de oliva virgen extra. Un lugar único, donde podrá vivir auténticas “natural experience”, o celebrar eventos y celebraciones exclusivas. Historia: Es la casa - molino de una extensa finca de olivar situada en una zona privilegiada de la
sierra de Montoro, en el predio del Risquillo, pago del Madroñal que data de 1.780. En 1850 el molino fue ampliado al recepcionar la aceituna de las fincas colindantes, convirtiéndose en el más importante de la zona. Se construyeron las dos torres de prensa de las que consta, se construye la vivienda del maestro molinero y se amplia la bodega. Estas ampliaciones se terminan en 1860. A principios de 1.900 se construye la casa señorial por encargo expreso de los familiares de los actuales propietarios, con el objetivo de pasar largas temporadas en la misma. La hacienda, de marcado estilo francés, utiliza para su construcción las primeras vigas metálicas y bovedillas cerámicas que se conservan hoy en día en perfecto estado. En 1948 el molino se moderniza y se
empieza a utilizar el empiedre de tracción mecánica movido por motor eléctrico.

La Hacienda en la actualidad: A finales del siglo XX, los actuales propietarios, conociendo el patrimonio cultural y arquitectónico del que disponían, deciden con el asesoramiento técnico de los mejores profesionales, la restauración total de la hacienda y su molino. El objetivo principal de los propietarios es conservar la esencia de la casa principal y de todas sus instalaciones, cuidando hasta el último detalle. Se finalizan las obras en el año 2010, después de un importante esfuerzo, el resultado ha sido el de estar considerada la mejor hacienda de Córdoba, lugar ideal para celebrar tus eventos más importantes, o pasar unas inolvidables jornadas en compañía de tu familia o amigos. Se ha mantenido la arquitectura original y los materiales de la época, donde predomina el empedrado colorao de la zona de Montoro, tan característico y exclusivo.